Alianza de Los Milagros

La realidad exigía dar un plus en esta instancia. No bastaba con plantear un buen partido, había que revisar hasta el más mínimo detalle y colocarse hasta en el peor de los escenarios para seguir con vida. Y Bengoechea hizo su trabajo. Apostó por Mario Velarde y Janio Pósito, quien hizo dupla con Mauricio Affonso desde el inicio. Los sacó del bolsillo cuando nadie lo tenía, y rindieron más de lo que cualquiera pudo imaginar.

Precisamente, fue el ‘10’ aliancista el culpable de avivar la llama de la ilusión y alimentar la fe de un hincha sufrido en las tribunas del Monumental de la UNSA. Recogió el pivoteo de Pósito, dejó en el camino a Giancarlo Carmona y centró a la cabeza del ‘11’, quien apareció por los aires para adelantar a los íntimos.

La ventaja blanquiazul desató una tormenta en ArequipaMelgar avasalló con ataques una y otra vez. John Narváez, Christofer Gonzales y Patricio Arce buscaron el empate, pero fue Bernardo Cuesta quien batió a Leao Butrón y nos obligó a sufrir otra vez.

Había que replantear las cosas tras el descanso pese al buen partido de Velarde y Pósito. Bengoechea sacó al ‘10’ y metió a Alejandro Hohberg para aprovechar los espacios, pero no resultó. La propuesta rojinegra fue superior y tocó su punto más alto cuando Arce ejecuta un tiro libre y Giancarlo Carmona empuja el balón.

La situación nos hizo salir más buscando el empate. Era apostarlo todo y quedarse sin nada. Ingresaron Kevin Quevedo y Óscar Vílchez para tener peso ofensivo; sin embargo, Melgar respondió con un zapatazo de ‘Canchita’ que fue un gol no convalidado.

Entonces, tomó un nuevo respiro y puso todas sus cartas sobre la mesa. Le quitó el balón a su rival y lo sorprendió con ese centro de ‘Cachito’ Ramírez que Pósito convirtió en el 2-2.

Todo debió definirse en los penales, donde dejamos ese nerviosismo de lado y agarramos confianza, algo que Melgar no pudo hacer. Les tocó empezar a ellos y decepcionaron. Fallaron cuatro penales y a nosotros nos bastó dos para definir las cosas. Butrón, ‘Cachito’, Pósito y todo el equipo empujando de atrás hicieron posible la clasificación a la final. Celebra, aliancista, que la alegría es nuestra. Celebra, que el campeón está vivo y el ‘bi’ cada vez más cerca.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *